No es algo nuevo si hablamos sobre el impuesto al sol, pues durante todos estos años atrás hemos estado midiendo si salía rentable o no contar con placas solares en nuestra vivienda. Hoy en día la revolución renovable ya está sucediendo y cada vez son más las personas que cuentan con energía solar fotovoltaica en su hogar.

El impuesto al Sol fue algo que dio mucho que hablar, ya que sonaba como algo absurdo para cualquier persona interesada en la energía solar. Es surrealista tener que pagar por el autoconsumo de energía solar, como si el sol fuese de alguien. En este artículo os explicaremos todo lo relacionado con el llamado impuesto al sol.

Autoconsumo

El autoconsumo puede definirse como la producción individual de energía para consumo propio. Se puede ver de diferentes maneras, a través de paneles fotovoltaicos, molinos de viento…etc.

¿Qué es el impuesto al sol?

El impuesto al sol, también llamado “peaje de respaldo” consistía en una cuota fija que pagas por seguir conectado a la red eléctrica aunque no hagas uso de ella. El problema surgía cuando las personas se veían pagando una tarifa por algo que ni siquiera usaban, haciendo desaparecer toda la viabilidad que tenían los paneles fotovoltaicos instalados.

La única solución que existía para dejar exento el impuesto al sol era autoabastecerse al 100%. Es decir, contar con una instalación solar fotovoltaica lo suficientemente potente como para generar energía para varios días y además, contar con baterías qué almacenarían la energía no consumida para el día que fuese necesaria. Todo un reto de titanes, ya que ningún padre de familia obrera iba a confiar en desconectarse completamente de la red eléctrica por cualquier error que pudiese darse.

 ¿Existe todavía el impuesto al sol?

No, ya no tienes nada de que preocuparte. El gobierno ha completado la anulación del impuesto al sol en su totalidad por lo que los días en los que no salía rentable entrar en el mundo de las energías renovables ya ha terminado. Ahora puedes ahorrar dinero con paneles solares como en el resto de países de Europa.

Ventajas del autoconsumo

Para suerte de todos, se llevó a cabo la derogación del impuesto al sol, reconociendo el derecho al autoconsumo sin cargos. Cabe destacar de que el autoconsumo es el método más limpio, rentable y eficiente que existe, por ello muchísimas familias ya han saltado a las energías renovables tras la abolición del impuesto al sol. Por si aún no has quedado convencido, voy a darte una serie de ventajas:

  • Cada vez la tecnológica avanza más rápido y se consiguen abaratar muchos costes. La energía renovable no se queda atrás, ya que gracias a su mejorado coste respecto años atrás, podrás empezar a ahorrar desde el primer mes.
  • La energía eléctrica se generaba en centralitas eléctricas, y de ahí, viajaba hasta nuestros hogares. ¿Qué mejor que generar en nuestra propia casa, nuestra propia energía? Así es, el gasto de transporte que cobran las grandes empresas eléctricas asciende a un 17%, pero con él autoconsumo, queda extinto.
  • Se disminuye considerablemente la producción de CO2, por lo que estaríamos contribuyendo en el cuidado del medio ambiente.
  • Elimina completamente la dependencia a las grandes empresas eléctricas, ya que estarás generando tu propia energía.

 

¿Por qué quitaron el impuesto al sol?

La primera y más clara razón era obvia. Te están cobrando dos veces por lo mismo, es decir, pagas tu instalación fotovoltaica pero aún así tienes que seguir conectado a la luz pagando una tarifa.

Cabe destacar que este impuesto frenó en seco el salto a las energías renovables, ya que encarecían una factura que ya de por sí, y siendo el inicio de este tipo de tecnología, era cara. En España se desaprovechó esta tecnología, que de haberse aprovechado antes, podría haber ayudado a muchas personas debido a la cantidad de horas de sol que hay. Desde que han quitado el impuesto al sol, la energía renovable ha vuelto a reflotar y ya empezamos a tener un crecimiento más parecido al de Europa.

La anulación o eliminación del impuesto al sol también iba ligada a la eliminación de un gran gasto burocrático, ya que existía la obligación de inscribirse en el registro de la producción de energía.

Además los ciudadanos ya no tendrán que calcular el engorroso impuesto al sol y se ahorrarán bastante tiempo en sus vidas.

Social Energy

Gracias a la derogación de este impuesto, los paneles solares para casa son mucho más demandados. Nosotros somos una empresa que mezcla la economía social, con las energías renovables, todo lo bueno en una. Juntos podemos cambiar el mundo, y queremos demostrarlo a cada persona que lea esto. La revolución renovable está pasando mientras lees esto, y estoy seguro que quieres pagar menos en tu factura de la luz. ¿Sabías que con nosotros puedes ahorrar en tu factura de luz cada mes mientras proteges el medio ambiente? ¡Qué mejor que vivir la revolución renovable de nuestra mano! ¿te apuntas?