El alto rendimiento de las instalaciones fotovoltaicas, ha permitido demostrar que estos sistemas son de gran beneficio y utilidad para las personas; es por ello que, en la actualidad es posible encontrar comunidades enteras que obtienen su abastecimiento eléctrico por medio de la energía solar. Sin embargo, una instalación de placas solares en comunidades de vecinos, no es igual a la que se encontraría en una residencial individual o en una compañía.

Por lo tanto, resulta necesario conocer de qué se trata este tipo de sistema, qué cualidades ofrece y cómo se diferencia entre los demás tipos de instalaciones.

Instalaciones fotovoltaicas en comunidades de vecinos: Lo que debes saber

Instalaciones fotovoltaicas en comunidades de vecinos

Las instalaciones fotovoltaicas de comunidades de vecinos, son sistemas complejos que se encuentran diseñados para cumplir con la demanda de un grupo considerablemente grande de personas. Por esta razón, los equipos que compongan el sistema deben ofrecer una capacidad de producción adecuada, así como también otras cualidades en específico.

Al ser sistemas de autoconsumo fotovoltaico, se caracterizan por requerir el uso de paneles solares, inversores, reguladores de carga, baterías estacionarias, cableados, entre otros componentes. A pesar de que, pueden ser conectados a la red eléctrica; usualmente se caracterizan por ser sistemas de autoconsumo aislados. Claro que, todo esto dependerá de los intereses de la comunidad.

Cómo funcionan las instalaciones de energía solar

Al igual que cualquier otro sistema de energía solar, las instalaciones de placas solares en comunidades de vecinos, cumplen con un principio funcional bastante simple. En primera instancia, los paneles solares toman la energía del sol y la transforman en electricidad; luego de ello, el regulador de carga se ocupará de almacenar la energía producida en las baterías. Posteriormente, al momento en que se demande electricidad, la batería la liberará y esta será transformada por el inversor, de corriente continua a corriente alterna.

Cabe añadir que, existen algunas instalaciones fotovoltaicas para comunidades, que no ocupan el uso de baterías y reguladores de carga, puesto que se complementan con la red eléctrica convencional. Así que, en estos casos, la energía producida por los paneles solares, pasa directamente al inversor y luego de ello, abastece a quien demanda la electricidad.

Diferencias entre las instalaciones solares en comunidades de vecinos y las de hogares

instalaciones solares comunidades y de hogares diferencias

En términos generales, no son muchas las diferencias que existen entre las instalaciones solares de vecinos y las de hogares individuales; sin embargo, las discrepancias que se pueden encontrar son notables e importantes. Por lo tanto, resulta conveniente saber que las más destacadas, son:

  • La gestión de permisos y trámites legales puede ser más complicada.
  • La inversión económica es mucho mayor; sin embargo, esta puede ser fraccionada en partes iguales y compartida por cada beneficiario de la comunidad.
  • Se requieren más equipos que los que se necesitarían para una instalación de un único hogar; por lo que se debe tener mayor espacio.

Beneficios y ventajas de las instalaciones de energía solar en comunidades de vecinos

Beneficios instalación solar en comunidades

No es un secreto el hecho de que, las instalaciones fotovoltaicas ofrecen muchas ventajas y beneficios para aquellos que hacen uso de las mismas. No importa si se trata de un sistema de energía fotovoltaica para comunidades de vecinos o no; entre los aspectos positivos de este tipo de instalación, se encuentran:

  • Se reduce en gran medida los niveles de contaminación ocasionados por la producción de energía eléctrica por medio de sistemas convencionales.
  • Se aprovechan los recursos naturales gratuitos e inagotables, ofrecidos por la naturaleza.
  • Aumenta el valor de la comunidad en general y de las viviendas que la integran.
  • Se puede ahorrar importantes cantidades de dinero en impuestos y facturas de electricidad.
  • Al tener un sistema de autoconsumo aislado, no se está expuesto a aumentos significativos en las tarifas de electricidad; ni se sufrirá de fallas eléctricas.
  • Permite poner en funcionamiento sistemas de bombeo de agua, así como también de calefacción y abastecer los electrodomésticos de cada hogar.

Claramente, hay muchas otras ventajas asociadas a las instalaciones solares en comunidades; como por ejemplo, el hecho de que permite a aquellas comunidades encontradas en zonas rurales y totalmente aisladas, acceder a servicios importantes como lo es la electricidad.

Tener una instalación fotovoltaica en comunidades de vecinos: ¿Cómo hacerlo?

tener instalación fotovoltaica en comunidades

Para instalar un sistema de autoconsumo que permita abastecer una comunidad de vecinos, es necesario tener en cuenta que este es un proceso medianamente complicado. Debido al hecho de que, el procedimiento requiere la intervención de una parte importante de la comunidad; claro que, esta deberá estar representada por un mediador.

En primera instancia, se debe determinar qué tipo de instalación se utilizará (eligiendo entre los sistemas aislados o con conexión a red), luego de ello hay que establecer el nivel de consumo que se tiene y comprobarlo con un análisis detallado. Con base en ello, se deberá adquirir los componentes; claro que, mediante el procedimiento es conveniente recibir la asistencia o asesoría de un profesional en la materia.

Una vez se tengan todos los datos, se puede proceder con la tramitación de permisos y luego de ello, con la adquisición de los equipos. En lo que refiere a la instalación, se debe considerar el hecho de que, a diferencia de los sistemas para hogares; una instalación de placas solares en comunidades de vecinos debe ser realizada específicamente por profesionales.

Llámeme ahora
+
Llámeme
Call Now Button
Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies